Campañas | #WomeninSTEM, mujeres en AADECA

Tipo de artículo: 
Empresa/Institución: 
 
Con el lema "Mujeres en ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas" (#WomeninSTEM, por sus siglas en inglés), durante el mes de marzo, AADECA llevó adelante una campaña con el objetivo de difundir y alentar la inclusión de mujeres en las áreas técnicas, y reconocer el esfuerzo de aquellas que lo han logrado, sorteando obstáculos usuales por cuestiones de género.
La Asociación elaboró un pequeño cuestionario con preguntas muy sencillas: a) ¿Por qué eligió una carrera técnica?; b) ¿Tuvo apoyo familiar?, y c) ¿Qué le diría a una mujer que elige o le escapa a una carrera técnica?
A continuación un resumen de las respuestas cuyo formato completo puede verse en www.facebook.com/aadecaautomatico Nadia Graciela Peralta | Daniela López de Luise | Cynthia Behrends
Dra. López de Luise

Daniela López de Luise es licenciada en Análisis de Sistemas, ingeniera en Ciencias de la Computación y doctora en Ciencias Informáticas. Además, es profesora. Desde siempre la apasionaron las matemáticas, la física y la química: “Me parecían un mundo misterioso y muy lleno de sorpresas […] extraño y atractivo a la vez”. AADECA indagó sobre cómo se toma su profesión, y sus palabras son aliento para todo aquel o aquella que quiera aventurarse en estas temáticas: “En mi caso, no concibo una vida plena sin la pasión de ir más allá del límite del conocimiento. Indagar, experimentar los números en la realidad, construir… [...] Ver los sistemas que ayudé a crear y funcionar, observar con orgullo cómo mis colegas usan las teorías que yo he creado en la soledad de mi computadora me llena de satisfacción. Creo que la conquista del mundo científico y técnico no la hacen los más inteligentes sino los más osados”.

Ing. Peralta

Nadia Graciela Peralta es ingeniera y ejerce su labor en la refinería de Bahía Blanca. Eligió la profesión porque le gusta la veta práctica que ofrecen las carreras técnicas. “Cuando se ve realizado aquello que se pensó, y además funcionando, da una gran satisfacción”, declaró.
Su mensaje para la mujer que elija una carrera técnica reza “Que disfrute, que sea creativa. Que aprenda y que enseñe. Que recuerde siempre que es una trabajadora”, y no dudó en apelar a la variedad que estas despliegan, para alentar su estudio: “Dentro de las carreras técnicas es enorme la multiplicidad de incumbencias, y se puede elegir lo que a uno más lo satisfaga. Esa es otra ventaja”.

Ing. Behrends

Ya desde su formación escolar, Cynthia Behrends se sintió atraída por las materias exactas. Eso más una familia de ingenieros la llevaron a elegir Ingeniería cuando la vida puso delante a la universidad. “Las carreras técnicas requieren mucho esfuerzo a lo largo del estudio, pero todo el conocimiento que vas adquiriendo, lo vas a ir aplicando de distintas formas”, dijo. Behrends también alienta a otras mujeres a seguir su huella: “No dejes que la barrera social o familiar te prohíba realizar tu camino. Si confiás en tu capacidad y tenés ganas de aprender muchísimo, no dudes de estudiar”. Natalia Sanges | Cristina Boiola | Luciana Rodríguez

Ing. Sanges

Ingeniera de Diseño de Instrumentos en Techint, Natalia Sanges eligió su carrera principalmente por el interés durante los estudios secundarios en materias exactas, así como por la inspiración del hermano ingeniero. “El apoyo familiar es excelente y continuo, entendiendo cómo es el trabajo en una empresa de ingeniería y construcción con estas características, donde los viajes y ausentarse del hogar forman parte del desarrollo profesional”. Tanto a hombres como a mujeres, Sanges recomienda que “como toda carrera profesional, tengan perseverancia y dedicación” y suma luego “Estoy feliz por la carrera que elegí”.

Ing. Rodríguez

La ingeniera química Luciana Rodríguez se desempeña actualmente como ingeniera de procesos en YPF. “Para mi elección profesional busqué algo que me permitiera trabajar en la industria del petróleo y principalmente en campo/planta. Siempre me atrajeron este tipo de industrias”.
Respecto de su opinión y consejo acerca de la presencia femenina en el área y los comentarios que recibe solo por su género, recomienda: “No hagan caso a estos comentarios [...]. Respecto al ambiente machista, eso puede ocurrir en un trabajo, en la calle o hasta en la misma familia. Actualmente trabajo en un grupo de setenta hombres y soy la única mujer, y son excelentes personas y compañeros, comparto muchísimas cosas laborales y personales también”. Luisina Perea | Valeria González | Lucía Cerdá

Ing. Boiola

Cristina Boiola es ingeniera de Instrumentación y Control en JG Electricidad. De pequeña, soñaba con ser abogada, pero como le gustaban mucho las matemáticas y la química finalmente optó por Ingeniería Química, una disciplina cuya realidad laboral se traduce en viajar y en trabajar en lugares alejados de las ciudades.
Convencida de que las tareas del hogar eran cuestión femenina, la compatibilidad entre las obligaciones de su género y las de su profesión requirió esfuerzos propios y ajenos: “Mi mamá estaba separada y se hizo cargo (casi podría decir) de la crianza de mis hijos. Si no, no sé qué hubiera hecho. En mi juventud creía que la mujer debía encargarse del hogar. El machismo reside en la educación, y como mujer, me di cuenta de que nosotras arrastramos esa forma de ver la vida”.

Ing. Perea

La ingeniera Luisina Perea eligió su carrera “por el desafío de poder hacer algo difícil, una carrera que me iba a permitir ‘explotar’ mi cerebro y encontrar nuevas habilidades”. Pero luego descubrió que los desafíos estarían asociados al carácter técnico de su profesión, pero también a su género: “Las carreras técnicas no son difíciles para quien tiene voluntad, constancia y esfuerzo, pero los verdaderos desafíos comienzan al insertarnos en el mundo laboral. Si bien en la carrera normalmente tenemos mitad de mujeres o incluso, a veces, más mujeres que hombres, al llegar al plano laboral nos encontramos con que somos la única mujer o la minoría en un grupo, o al menos esa es y sigue siendo mi experiencia. No hay ningún motivo para pensar que un hombre se llevaría mejor con las ciencias que una mujer”.

Ing. González

La ingeniera Valeria González es responsable del área Ventas Instrumentos y Válvulas en Petrogreen. “Al llegar a la secundaria y empezar a cursar Química y Física, me convencí de que estudiaría una carrera relacionada con las materias exactas. Después de investigar las distintas opciones, opté por Ingeniería”, cuenta.
Con un espíritu práctico, tradicional y erróneamente asociado a la mentalidad masculina, González opina que a la hora de elegir una carrera universitaria hay que “informarse y que evaluar las distintas opciones dentro de las carreras de interés, no solo de las materias a cursar, sino las posibilidades que esa carrera puede brindar a futuro”. Virgina Domínguez | Guillermina Castro Muñoz | Daniela Quiroga

Ing. Cerdá

A pesar de ser egresada del Bachillerato de Bellas Artes, pertenecer a una familia con formación en ciencias sociales y no ser muy buena en matemáticas, Lucía Cerdá eligió ser ingeniera química. ¿Cómo fue eso? “Desde chica veía desde la ventanilla del auto todo el puerto, los tanques de Dock Sud, y me preguntaba ‘¿qué habrá ahí adentro?’. O más tarde, pasaba de noche por la refinería yendo o volviendo de Berisso, veía esa inmensa ciudad de equipos desde el otro lado de la Avenida 60, y quería estar ahí”.
Impulsada por una insaciable curiosidad, progresó y es hoy especialista en Industria Petroquímica y en Petróleo y Derivados, auditora interna en YPF. Sobre el hecho de ser mujer, afirma: “Creo que la elección de una carrera no debe ser una cuestión de géneros, sino la búsqueda de nuestro ser”.

Ing. Domínguez

Virginia Domínguez, ingeniera química egresada en 2013, lleva en sus espaldas una importante trayectoria de responsabilidades. “Mi primer trabajo fue en una aceitera como jefa de planta (era la única profesional y mujer), tenía quince personas a cargo. Teníamos que tomar todo tipo de decisiones y yo era la máxima responsable. ¡Yo realizaba los trabajos de la producción, operación, calidad, efluentes, recursos humanos, cuidado de los chicos de planta, etc. con la ayuda de todos!”.
Mas tarde, estuvo a cargo de producción y calidad: “Debíamos poner en marcha una planta desde cero con tecnología francesa, y pudimos lograrlo en tiempo y forma. Fue una experiencia única, conocí cada rincón y secreto de esa planta, es maravilloso poder darte cuenta, con solo un ruido, qué está pasando en planta”. Domínguez deja esta reflexión final: “En todos los empleos que tuve hasta el momento me tocó tener hombres a cargo y siempre, en todos los lugares, más allá de las edades y puesto, me respetaron como profesional y mujer. A veces sentía que por ser mujer mi voz era más escuchada o respetada que la de algunos hombres pares”.

Ing. Castro Muñoz

El destino que llevó a Guillermina Castro Muñoz a Rada Tilly (Chubut), trabajando para Panamerican Energy, comenzó a forjarse cuando eligió Ingeniería Química como carrera universitaria. Hoy, la ingeniera trabaja en una oficina con noventa personas en donde solo cuatro son mujeres y dice: “No hay que escuchar a la gente que dice ‘no sos capaz de...’ o ‘no vas a poder...’. Solo hay que escucharnos a nosotros mismos, solo cada uno sabe qué es lo mejor para sí”.

Ing. Quiroga

Daniela Quiroga es la tercera generación de mujeres profesionales e independientes en su familia. Ingeniera Electromecánica con orientación Electricista, cuenta que “siempre tuve curiosidad por el funcionamiento de todo, desarmaba y armaba todo lo que no tuviera corazón”.
Madre de dos hijos adolescentes maravillosos, Quiroga combinó ser mamá y ser profesional sin problemas, resultado de ser criada bajo el principio de que las mujeres deben tener las mismas posibilidades que los hombres y que el complemento entre ambos conforma un perfecto engranaje.
Su mensaje es un grito de aliento al género femenino: “Chicas, este es el momento no lo pierdan, es su oportunidad de hacer historia. No somos menos mujeres por querer elegir nuestro propio destino. Pregúntense: ¿Si no soy yo, quién?, ¿si no es ahora, cuándo?”.

Ing. Piovano

La ingeniera química Stella Maris Piovano se desempeña como jefa de Trabajos Prácticos con dedicación exclusiva con investigación en el CONICET, en la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales (FCEN) de la Universidad de Buenos Aires (UBA). El camino que la condujo hasta allí tuvo como peldaño inicial un juego infantil: “De pequeña me gustaban las ciencias naturales y con mis amigas jugábamos armando un laboratorio”.
Este caso exhibe nuevamente un esfuerzo por lograr un equilibro entre la vida familiar y laboral. Piovano se formó en el Instituto Nacional de Investigaciones Fisicoquímicas Tecnológicas y Aplicadas (INITA) de la Plata, pero pidió cambiar a su ubicación actual en función de la crianza de sus hijos.
A cualquier mujer que opte por una carrera técnica hoy en día, Piovano le dice “Comparando con la cantidad de mujeres que estudiábamos carreras técnicas por aquellos años ‘78, que solamente éramos una pequeña proporción, ahora ha cambiado mucho y casi se iguala en las aulas la cantidad de hombres y mujeres. Además, veo la gran cantidad de cursos de posgrado, que permiten a los alumnos un engrosamiento de sus antecedentes. A las mujeres les diría que escuchen estas experiencias y sigan su verdadera vocación”. Eva Yablonovsky | Noelia Trevisol

Ing. Yablonovsky

Quizá era predecible que la hija del matrimonio del ingeniero civil Carlos Yablonovsky y de la doctora en Química Lea Zak, quien fuera la primera mujer en recibir tal título de la Universidad de Santa Fe, optara también por una carrera técnica; pero fue sobre todo el placer que le propiciaba la Física lo que condujo a Eva Yablonovsky hacia la ingeniería. Respecto de las dificultades que su género podría depararle, declaró al respecto que "en todas partes se cuecen habas".

Ing. Esquivel

Daniela Esquivel ostenta el título de ingeniera de Control Automático. Sus deseos de desarrollar procesos, su interés por las materias exactas y el aliento de su familia fueron los factores que la ayudaron a construir este presente, sorteando obstáculos quizá impensados para un hombre: “Hubo personas que intentaron disuadirme para que no estudiara una carrera técnica, como mi profesora de matemáticas, que creía que no era carrera para una mujer”. En base a su experiencia, aconseja a la mujer que se aleja de las carreras técnicas que “Si les escapa, que sea solo porque no le gusten las ciencias duras. Sería el único motivo aceptable”.

Ings. Trevisol y Gallegos

Noelia Trevisol es flamante ingeniera, egresada de la Universidad de La Plata. Ya en ejercicio, no olvida a quienes la alentaron durante sus estudios y agradece a otra mujer: “Siempre es muy inspirador ver a alguien que hace su trabajo con tanto amor y dedicación, sin dudas si llegué hasta acá fue gracias a docentes como vos”. Se refiere a su ahora colega, Norma Gallegos, docente de control automático, con una trayectoria de más de 35 años formando entre cincuenta y cien jóvenes por año: “Ellos me enseñaron muchas cosas y me regalaron vida, alegría, pasión por aprender”, declaró.

 

Revista: 
Número: 
Mes: 
Año: 
Palabra clave: 
Promedio: 
Sin votos aún