¿Por qué ser técnico matriculado en porteros eléctricos?

Cámara Argentina de Empresas de Porteros Eléctricos
CAEPE


En las instalaciones nuevas, los sistemas de comunicación en los edificios son sistemas integrales, como el tendido eléctrico y las cañerías de gas y luz: con que haya un eslabón débil en la cadena será suficiente para que esta se rompa, y no basta con elegir los mejores materiales o los más caros, todo eso puede ser inservible al cabo de algunos años debido a una mala diagramación de la instalación inicial o a la falta de posterior mantenimiento y uso de repuestos originales.
En la actualidad, podemos distinguir varios sistemas de comunicación que se instalan en los edificios, empresas y comercios: portero eléctrico convencional, portero electrónico, portero telefónico, videoportero, circuito cerrado de TV, intercomunicador de palier, intercomunicador de ascensor, central de conserjería, control de accesos, sistemas de intercomunicación hospitalarios, sistemas de intercomunicación para supermercados.
Es un panorama muy amplio, son sistemas muy costosos y algunos, sofisticados. Un técnico matriculado en la Cámara Argentina de Empresas de Porteros Eléctricos (CAEPE) está capacitado para evaluar, diagramar y definir este tipo de instalaciones. Muchas veces, el usuario se decide a favor o en contra de un equipo únicamente por una cuestión estética, sin tener en cuenta otros factores como pueden ser el término y el tipo de garantía ofrecida, la disponibilidad de repuestos a largo plazo, la trayectoria o los antecedentes de la marca en el mercado, los materiales con los que el sistema está construido.
Estos sistemas, no solamente requieren conocimiento a la hora de conectarlos, sino también la suficiente experiencia y dominio del producto para estar seguro de que su funcionamiento será el adecuado y que el resultado será un beneficio para el cliente y no una fuente de futuros problemas, que al fin y al cabo pueden terminar con el sistema desactivado, ya sea por mal funcionamiento o porque no cumple con las expectativas del cliente.
Un instalador capacitado tiene un panorama completo de todas las marcas y modelos disponibles. El objetivo de esta Cámara, al integrar fabricantes junto con instaladores y servicio técnico, es hacer de nexo entre ellos para que unos estén informados del desempeño de sus productos en la plaza, y los otros tengan acceso a información técnica, soluciones puntuales y novedades tecnológicas directamente de las fuentes y no por intermedio de revendedores, que la mayoría de las veces desconocen en detalle las aplicaciones del producto que están vendiendo o la existencia de otras opciones, por lo que poco se puede esperar en cuanto a asesoramiento útil a la hora de definir marcas y modelos.
La labor del técnico va mas allá de la simple reparación. Previo a la diagramación de una instalación nueva, es importante la consulta previa con un especialista, dado que es muy importante determinar qué tipo de sistema es el adecuado para cada caso. Incluso la supervisión posterior del correcto funcionamiento de los sistemas de comunicación instalados en las obras nuevas, sean de porteros eléctricos, de intercomunicadores de palieres y/o ascensores, debería ser tarea de personal capacitado. Muchas obras se entregan con los sistemas mal instalados o con importantes fallas debido a que han sido instaladas por personal no especializado.
El diseño de las cañerías es fundamental a la hora de diagramar una instalación en un edificio, hay una gran diferencia entre el criterio del electricista y el del técnico experimentado a la hora de disponer montantes, cajas de empalme, e incluso la ubicación de los aparatos dentro de cada departamento.
Con respecto a esto último existe una costumbre que viene de la época en la cual el portero eléctrico era cosa de ricos. Entonces, los usuarios tenían personal de servicio permanente en las cocinas, por lo que el mejor lugar para ubicar el teléfono era allí. Esta costumbre llegó intacta hasta nuestros días, con el inconveniente de que no todos los edificios que tienen portero eléctrico son de lujo, ni todos los consorcistas tienen personal de servicio permanente, por lo que habría que estudiar nuevamente si el lugar más indicado para instalar el portero es en la cocina y si no habría que agregar, por lo menos, cañería para que se pueda colocar otro aparato o un repetidor, por ejemplo, en el dormitorio, no por comodidad, sino para poder escuchar la llamada aun con la puerta cerrada y con el televisor encendido.
La buena calidad de los materiales utilizados y la disponibilidad de repuestos es esencial, debido a la importación indiscriminada de sistemas sin soporte técnico ni repuestos. Gran cantidad de instalaciones han tenido que renovarse totalmente antes de los tres años de instaladas.
Este tipo de decisiones no puede dejarse librado al criterio del electricista de obra o al instalador improvisado, del mismo modo que el técnico en porteros eléctricos no determina ni interviene en el diseño de la instalación eléctrica del edificio.

Cursos en CAEPE

La Cámara comenzó uno de sus cursos de modalidad presencial nivel inical el pasado 3 de mayo, con orientación teórica y práctica. Serán dieciséis clases a cargo del profesor Antonio Haiy, al final de las cuales los alumnos obtendrán la certificación en Reparación Instalación y diagnóstico de Fallas de Porteros Eléctricos.
Por otro lado, continúa con el curso en modalidad a distancia, a través de una plataforma web. En este caso, los inscriptos se registran e ingresan en cualquier momento y en el tiempo que dispongan. También son dieciséis módulos, que combinan partes teóricas y videos prácticos. Para avanzar al siguiente módulo, es necesario aprobar un pequeño examen tipo multiple choice, también a través de la plataforma.
Además de la respectiva certificación, se obtiene el carnet de Asociado a la Cámara Argentina de Empresas de Porteros Eléctricos, con número de matricula.

CAEPE

 

Sin votos aún