Aplicación | Diseño de iluminación de fachadas arquitectónicas

Fernando Mazzetti
Dis. de interiores e iluminación

Vivimos en un mundo de alto impacto visual. Las redes sociales viralizan fotos que recorren el mundo en segundos. En Youtube se suben trescientas horas de video por minuto creando una vertiginosa catarata de imágenes y sonidos. Y no se detiene nunca, por el contrario, cada día se suman más youtubers a esta enorme red de intercambio virtual. Incluso, en muchos casos, se transforman en líderes de opinión y tendencia.
En las ciudades ocurre algo similar. El paisaje urbano se nutre de experiencias sensoriales continuas. Las visuales son las más frecuentes. Al menos, son las que se perciben más fácilmente y sin esfuerzo.
El ciudadano que camina por calles y avenidas se verá influenciado, no siempre conscientemente, por una infinita cantidad de mensajes en carteles publicitarios de distinto tipo, tamaño y tecnología. En ese sentido, las pantallas led se imponen cada vez más por sus ventajas de operación, programación y dinamismo con alta penetración en el consumidor.
Esto supone un beneficio directo para las empresas que desean posicionar un producto o servicio en el mercado. El costado negativo de estas acciones está relacionado con la contaminación visual y la polución lumínica en el cielo nocturno urbano. Un caso emblemático y famoso es la ciudad de Las Vegas (Estados Unidos). Afortunadamente esto está cambiando.

Arquitectura y luz

Una de las disciplinas que se han desarrollado intensamente en los últimos años es la de la iluminación de fachadas. Con el objetivo de rescatar el patrimonio arquitectónico, gobiernos municipales y nacionales convocan a estudios de iluminación para diseñar planes maestros de revalorización de sus edificios. Esto implica la colaboración de equipos de trabajo de varias disciplinas. Arquitectos, ingenieros, urbanistas, diseñadores, historiadores, especialistas en arte y conservación se unen a fin de elaborar detallados estudios que permitan elaborar estrategias para destacar lo más valioso de la arquitectura urbana.

Valladolid, rutas ríos de luz

La ciudad de Valladolid, en España, ha sido galardonada con el City People Light 2011 como la ciudad mejor iluminada, compitiendo contra más de veinte de todo el mundo. Un ambicioso plan de iluminación urbana tomó como base el cauce del río Esgueva. Este fue desviado de su curso para el desarrollo urbanístico de la ciudad y ahora la luz, azul y verde, símbolo de agua, retoma su antiguo trazado. El paseo conecta distintas áreas del centro de la ciudad. Treinta y cinco (35) edificios y monumentos históricos forman parte del programa. El color se manifiesta como forma de identificación: el verde para el paseo turístico, el blanco para iglesias y catedrales y el morado, símbolo de la ciudad, para edificios culturales.
Pero no solo se trató de rescatar edificios. El plan contempló un importante ahorro de energía eléctrica del cuarenta y cuatro por ciento (44%) al utilizar tecnología led.
Los diseñadores Lara Elbaz y Rafael Gallego, autores del proyecto, han potenciado con su plan aspectos estéticos, medioambientales, culturales, turísticos y de ahorro energético. No solo es iluminar más, sino mejor. Valladolid se transformó, la luz fue la herramienta.

Afinidad

El estudio de la diseñadora de iluminación peruana Claudia Paz, junto con un multidisciplinario equipo de profesionales, desarrollaron un espectacular proyecto en la fachada del edificio del Banco de Crédito de Lima en el año 2014.
El edificio, ubicado en San Isidro, cobró nueva vida al convertir su fachada en una instalación lumínica interactiva y permanente.
Su estilo brutalista se “ablandó” con una intervención de enormes dimensiones que combina luz y sonido. Seis capas de leds permiten experimentar la luz de forma sensorial y lúdica. El juego se presenta en seis escenas denominadas: “Lluvia”, “Arena”, “Aurora”, “Estrellas”, “Ondas”, “Fuegos artificiales” y “Orquesta de luz”.
La instalación, de veintiséis mil ciento ochenta y dos (26.182) puntos de luz led direccionables RGB se activa desde una plataforma ubicada en el frente del edificio. Las personas interactúan con una pantalla táctil en la que pueden crear las escenas lumínicas que se ven en tiempo real en la fachada.
La conexión es directa, la sorpresa inmediata. Otra vez: la luz lo hizo.

Miami Design District

Ubicado al norte de Miami (Estados Unidos), el Design District nació hace quince años a partir del desarrollo inmobiliario que venía experimentando la ciudad. En una zona que se presentaba muy desvalorizada, se comenzó a proyectar un plan de recuperación edilicia con un objetivo comercial, cultural y gastronómico. El éxito fue inmediato. No pasó mucho tiempo para que las grandes marcas de moda, diseño y decoración, de alta gama se instalen en el lugar. Famosos arquitectos y diseñadores de interiores fueron convocados por las empresas para la instalación de sus locales.
Las vidrieras exhiben, entre otros, indumentaria, relojes y perfumes de lujo. Las fachadas son un espectáculo aparte. Una al lado de otra muestran la variedad de estilos, materiales y colores que identifican a cada marca. Metálicas, de piedra, vidrio y madera con terminaciones brillantes o mate para señalar diferencias.
Durante las noches, la luz es protagonista. Luces rasantes de distintos grados de apertura y temperatura de color de acuerdo al color del material iluminado.
La integración de la luz, con tiras de leds, en capas superpuestas, es una de las herramientas de diseño mas frecuentes. Placas dobles, separadas y paralelas entre sí permiten crear “pieles” de texturas variadas, algunas con perforaciones, blancas o con cambios sutiles de color.

Las ciudades cambian, se modernizan y se adaptan al presente. La recuperación y puesta en valor del legado arquitectónico nos recuerda de dónde venimos. La luz es una aliada para el embellecimiento urbano.

Consultas

 

Sin votos aún